arrow&v

Proyectos Espaciales

Esther Ferrer

(San Sebastián, Espanha, 1937)

La realidad es que no sé exactamente por qué empecé a realizar las primeras maquetas de mis “Proyectos espaciales”, lo que sí sé es que siempre me han interesado las líneas que definen los espacios.

 

Frente a una obra arquitectónica lo primero que me atrae son las líneas. Son ellas las que determinan su volumen en el espacio exterior y lo distribuyen en su espacio interior. Líneas que se proyectan, se cruzan y entrecruzan, evolucionan en el espacio, definiéndolo, organizándolo de acuerdo con un sistema establecido.

Cuando trabajo en mis maquetas –muy precarias, pues mi objetivo es fijar una idea y son, en realidad, como un cuaderno de apuntes—siempre tengo presente una imagen que fue, sin duda, la “matriz” de mis instalaciones: la de las líneas de los cables eléctricos que atraviesan un paisaje alejándose hasta que otra línea, la del horizonte, parece interrumpir su trayectoria.

Unos cables sostenidos por estructuras metálicas (que a veces parecen esquemáticas figuras humanas con los brazos extendidos), formadas por una serie de elementos que dibujan la geometría de su espacio, digamos, “interior”, en función de su necesaria utilidad y, quizá, sea esta condición la que les presta su singular equilibrio y belleza.

Me fascina el hecho de que todas esas líneas cuyo trazo interrumpe la transparencia del espacio, son necesarias. Nada es gratuito, no hay nada que esté de más.

 

Alguien dijo: la función crea la forma. Yo creo que la forma no puede limitarse a una función, o que puede tener varias funciones e incluso no corresponder a ninguna necesidad utilitaria. Este es mi caso, las “formas” de mis instalaciones, no responden a una funcionalidad utilitaria, pero sí a una necesidad intrínseca a mi posición artística. En general, todo aquello que no considero necesario en una obra, lo elimino. En realidad prefiero sugerir, que decir.

Cuando introduzco el color, aunque lo hago pocas veces, es porque lo considero inevitable. En general en este tipo de obras, mi pretensión es combinar lo que yo considero, abusivamente quizás, pero es así, el carácter “anárquico”, “libre”, informal, pudiéramos decir, del color, distribuido libremente sobre una superficie, con el rigor de una forma geométrica.

En algunas instalaciones decido someterme a una norma (es una manera de eliminar en la medida de lo posible mi subjetividad) o a un sistema que yo decido (por ejemplo la serie de los números primos), otras, por el contrario, las estructuro de forma aleatoria dejándome guiar por una intuición que determina su ritmo.

Pero en todos los casos una de mis prioridades es mantener el espacio, transparente, sin ningún espesor, ninguna opacidad, ningún volumen real que limite la vista del espectador (aunque a veces pueda sugerir volúmenes imaginarios). Es, de alguna manera, como dibujar en el vacío. Quizá por ello decidí realizarlos con materiales lo más ligeros posible: hilos, elásticos o cuerdas.

Fragilidad y provisionalidad, son dos características que privilegio en estas instalaciones.

En Esther Ferrer. Entre líneas y cosas, Fuenlabrada, Centro de arte Tomás y Valiente Ceart, 2016, pp. 29-31.

Leia o jornal em pdf

01_AF_DIGITAL_Jornal_Bienal12.jpg

Mais artigos

Não há ‘cicatrização’ sem políticas de reparação

Aline Motta

Danço na terra em que piso

Renata Felinto

Marias de minha vida 2019

Mirella Maria

PATROCÍNIO:

FINANCIAMENTO:

REALIZAÇÃO:

Site criado e desenhado pela EROICA conteúdo